Texto: Mariana Piña
Fotografía: Edgar Laram

29112014-2-5 - normalita
Andador Guadalupano – San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Tarde de 15 grados, el sol cae y nos regala una fotografía digna de tarjeta postal; como en muchas partes del país, el reloj marca la hora de la comida. Avanzo por el Andador en busca de un lugar en el que pueda apaciguar el voraz rugido de mi estómago.

Los que conocen San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, incluido dentro del programa Pueblos Mágicos, por sus características históricas y culturales conservadas a través del tiempo, seguramente saben que la mayor parte de los establecimientos en los que se puede comer, se encuentran distribuidos a lo largo del Andador Guadalupano.

La oferta gastronómica es amplia; cocina italiana, española, mexicana y hasta libanesa, son algunas de las curiosidades que podemos encontrar durante el recorrido.

Dos mesas se extienden sobre la calle, el lugar elegido se llama “Los Ches”, restaurante pequeño, con apenas unas seis mesas que lo vuelven acogedor, tranquilo. De la pared cuelgan, orgullosos, los rostros de Fito Paez, Diego Armando Maradona, Astor Piazzolla, la pequeña Mafalda y por supuesto Ernesto Guevara.

Tras un breve zambullido en su carta, compuesta en su mayoría por platillos carnívoros, como es de esperarse de un restaurante que presume la nacionalidad del país que lidera el ranking mundial en consumo de carne vacuna per capita, elijo, el que a mi parecer es el platillo más representativo de su cocina, las deliciosas empanadas argentinas rellenas de carne molida, uva pasa, huevo duro y aceitunas, como principales ingredientes. Y como reza aquella vieja frase “Dad al César lo que es del César”, puedo decir que el cocinero posee buenas cualidades culinarias en lo que a empanadas se refiere; claro que si eres de los que prefiere una dieta libre de crueldad animal, puedes optar por pedirlas rellenas de acelga o humita, guisado preparado a base de maíz que data de la época precolombina y que también es consumido de distintas formas en Bolivia, Chile, Perú y Ecuador.

Además de las multicitadas empanadas, puedes encontrar el tradicional choripán, algunos cortes vacunos, hamburguesas cocinadas a la parrilla, y como en casi cualquier establecimiento asentado sobre esa calle, un nutrido listado de pizzas. Todos ellos pueden acompañarse con la emblemática salsa llamada chimichurri, compuesta de perejil, ajo, sal, aceite y vinagre; cuyo nombre se atribuye, como algunos sostienen, a los ingleses que al solicitar a los lugareños el condimento llamado curry –bring me the curry–, originarían, tras la confusión fonética, el intrincado nombre.

Y para terminar, por qué no, una rica cerveza Quilmes.

Mariana Piña
Oriunda de la ciudad en la que abunda el taco de canasta y la torta de tamal. Considera que la vida es un constante movimiento, por lo que evita a toda costa definirse. Gusta de conocer sus raíces para comprenderse y comprender su historia. Ah, y suele desentonar en las fiestas al poner esas rolitas a las que algunos denominan "oldies but goodies".

Artículos similares